Las Langostas

Cuenta la historia que durante la Edad Media llegó una plaga de langostas a las tierras de una Iglesia y los sacerdotes decidieron solucionarlo de una forma original.

Puede uno leer en ciertos libros de derecho medieval, que durante la Europa carolingia, llegó a un pueblo cuyo nombre no quiero recordar, una plaga de langostas que fueron, sin saberlo, sujetos de una de las historias más disparatadas e insulsas que he escuchado.

Evidentemente, los habitantes del pueblo no tardaron en pensar una manera de acabar con las langostas. Cualquiera pensaría en matalrlas de alguna manera, a flechazos (esto sería muy divertido), quemando los cultivos (crudo sí, pero no jocoso), acudiendo al druida o bruja local en busca de un hechizo, potingue o ritual que acabase con los malditos bichos (esto también sería divertido), pero no. Hablamos de derecho medieval, la historia que nos ocupa es mucho más sombría que todo eso, la negrura más profunda de juristas y sacerdotes.

Resulta que las langostas aterrizaron sobre los pastos de la Santísima Iglesia, lo cual era obviamente intolerable, así que el cabecilla clerical del pueblo decidió reunir a los habitantes, llamar a dos abogados, y hacerles un juicio a las langostas. Algo a priori bastante civilizado para lo que se comenta sobre aquellos tiempos, pero extremadamente estúpido.

Y allí, delante de las tierras de la Iglesia, se reunió el pueblo y comenzó el juicio. Se desarrolló entre argumentos sacrosantos del abogado acusador, y es que las langostas estaban pecando contra Dios al profanar sus tierras, y argumentos con cierta lógica del abogado defensor, alegando que las langostas son simples animales incapaces de distinguir cuales son las tierras del señor de las que no lo son.

Al final el litigio lo ganaron los acusadores (obviamente), y el veredicto fue de lo más asombroso: las langostas tenían 3 días para abandonar el lugar o serían, ojo, excomulgadas.

Y sé que todos nos preguntamos cómo podría vivir una langosta sin el amparo del Papa de Roma.

Rea Silvia la financian los lectores, si te gusta y puedes, contribuye para que sigamos creciendo.

Publicado por

Tengo un título para contar cosas y las cuento. Entré en esto para saber más de Grecia y Roma y acabé liándome con un tema de moriscos y rebeliones.

Síguelo en Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *