Cosmología azteca I

La cosmología Azteca:Huitzilopochtli, el dios salvador que dio origen a la creación del mundo.

Cuenta la leyenda que, la Madre Tierra, llamada Coatlicue, se encontraba barriendo en lo alto del Citlaltepetl y vio caer las plumas de un colibrí. Coatlicue,  maravillada por la belleza de las sobredichas plumas, en lugar de barrerlas, las cogió, y las guardó entre sus senos. Cuando terminó de barrer, y fue a buscar las plumas para contemplarlas una vez más, no las encontró. Días después, Coatlicue comprendió que estaba embarazada.

Pero este no sería el primer vástago de la Madre Tierra. Coatlicue ya había dado a luz a Coyolxauhqui y sus 400 hermanos, los que más tarde se llamarían “los cuatrocientos surianos”. Coyolxauhqui, al enterarse de la noticia, y saber que la identidad del padre les era desconocida a todos, se lo tomó como una gran deshonra. Así que reunió a sus hermanos y fueron a matar a su madre.

Lo que no sabían es que mientras que llegaron al Citlaltepetl a por Coatlicue, ésta había dado a luz a uno de los seres más maravillosos que jamás ha existido: Huitzilopochtli, que en nuestra lengua significa ‘colibrí siniestro’. Nació ya con cuerpo de adulto y preparado para la guerra. Y cuando su hermana y sus 400 hermanos llegaron al Citlaltepetl para matar a su madre, Huitzilopochtli, armado con su escudo de plumas y con una serpiente de fuego por espada, luchó con valentía contra los que eran su sangre, y los venció.

A su hermana le cortó la cabeza, e hizo sendos desmembramientos a muchos de sus hermanos. Huitzilopochtli recogió los restos de los caídos y los lanzó por la ladera del pico, y llegaron a Coatepec rodando tal y como podemos ver en la imagen de arriba: totalmente desmembrados.

Y según se cuenta, los hermanos que lograron escapar de la serpiente de fuego de Huitzilopochtli huyeron hacia el sur, y ahora son las estrellas que brillan en dicha dirección, en el firmamento, y que sus hermanos caídos, se reunieron con ellos allí arriba.

Se dice también que, desde entonces, Coyolxauhqui se convirtió en la Luna, y Huitzilopochtli, en el Sol. Y luchan desde entonces en la interminable batalla entre el día y la noche.

Rea Silvia la financian los lectores, si te gusta y puedes, contribuye para que sigamos creciendo.

Publicado por

Tengo un título para contar cosas y las cuento. Entré en esto para saber más de Grecia y Roma y acabé liándome con un tema de moriscos y rebeliones.

Síguelo en Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *