Israel y Palestina: las cosas claras

El comienzo del conflicto entre Israel y Palestina es un gran desconocido para casi todos, y tiene implicaciones directas con la actualidad.

Hoy he llegado a un vídeo sobre la historia de Canaán resumida. Resumir la historia está bien, es necesario, pero hay que evitar los errores y las manipulaciones, porque de maneras tan sencillas las ideas entran solas, y hay que tener cuidado.

Lo interesante del vídeo viene a partir del minuto 2 y pico: vemos cómo llegan los británicos con armas de fuego y con tanques contra cimitarras otomanas (son palestinos pero eso lo entendemos segundos después), hace gracia que lleven cimitarras, como si los otomanos, que son a los que los británicos arrebataron la región, no conocieran la pólvora y acabasen de salir de la edad de piedra, los pobres.

Lo gracioso es que cuando los británicos hacen tragar a los palestinos con los judíos queda claro que los “conquistados” son los mismos que antes, es decir, según el vídeo, los británicos arrebatan la región a los palestinos, no a los otomanos. El caso es que los israelíes llegan con pistolas contra, nuevamente, cimitarras.

El desconocimiento del conflicto es tan profundo, que llega uno a pensar que está planteado así a propósito. La primera guerra árabe-israelí es de supervivencia, y no de los palestinos, porque Egipto, Siria, Transjordania, Líbano e Iraq declaran la guerra a Israel a las pocas horas de proclamar este su independencia. Golda Meir viaja por el mundo para solicitar ayuda financiera porque Israel apenas tiene nada con lo que defenderse, y no al revés, como sugiere el vídeo. De hecho Israel sobrevive de manera milagrosa, ninguno de los países árabes que entraron en el conflicto esperaba que el nuevo Estado durase más de dos telediarios.

Y ahora dejamos el vídeo a un lado, y hablamos de otras cuestiones directamente relacionadas.

Cuando se firma el armisticio de esta primera guerra (noviembre del 47 a febrero del 49), Transjordania ha ocupado la Cisjordania y ahora pasa a llamarse Jordania. Y esto es importante porque la Cisjordania era uno de los grandes terrenos que iban a parar a Palestina en el reparto de la resolución de la ONU. Y la cosa no acaba ahí, Egipto ocupa la Franja de Gaza y se la adhiere tras el armisticio, y sí, la Franja de Gaza también iba a ser para Palestina.

Lo segundo es hablar de los repartos en las resoluciones de la ONU. No son seres malvados que deciden echar de sus casas a los palestinos sin criterio alguno. No se trata sólo de la tierra prometida para los judíos (motivo random para nosotros, pero importante en este contexto), sino de que el componente poblacional judío es bastante alto en la zona, que recordemos, no era de Palestina, era un protectorado de Gran Bretaña, y que nunca había sido un territorio independiente, siempre había estado bajo el dominio de algún imperio. Nos tendríamos que remontar al siglo XI a.C. para hablar de los reinos de David y Salomón, pero resultaría absurdo. Hay judíos en la región, y nunca pierden la conciencia de pueblo, están en su tierra, en su hogar, igual que los palestinos. La ONU hace las particiones según el componente poblacional mayoritario por zonas: donde había más judíos sería para Israel, y donde había más árabes para Palestina. O dicho de otro modo, de la noche a la mañana no aparecieron tropecientos judíos que nunca habían visto aquella tierra.

Y para terminar ¿Por qué egipcios y transjordanos sustraen una parte importante del territorio destinado a “sus hermanos” los palestinos? Fácil: no son sus hermanos. La mayoría de pueblos árabes consideran inferiores a los palestinos, o en lenguaje de barra de bar: a los estados árabes que rodean a Israel y Palestina, los palestinos, les importan más bien poco.

¿Es importante todo esto para comprender qué ocurre allí en nuestros días? Sí. ¿Justifica algo de cualquiera de los dos bandos? Absolutamente nada. Sólo es información que habrá que completar y seguramente matizar, es una parcela de la historia a la que es difícil aproximarse. Nunca nadie es tan malo ni tan bueno.

Rea Silvia la financian los lectores, si te gusta y puedes, contribuye para que sigamos creciendo.

Publicado por

Tengo un título para contar cosas y las cuento. Entré en esto para saber más de Grecia y Roma y acabé liándome con un tema de moriscos y rebeliones.

Síguelo en Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *