Anverso y reverso de la túnica de Dios

El juego de “Las Chapas”, muy célebre en las tradiciones castellanas, tiene su origen entre los soldados romanos.

El juego de “Las Chapas”, muy célebre en las tradiciones castellanas, tiene su origen entre los soldados romanos, no sé sabe bien con qué fin en un principio, pero la práctica fue derivando en las apuestas. Se llegó a mover tal cantidad de dinero que tuvo que intervenir el gobierno, ya que no estaba bien visto dejar la riqueza bajo el capricho de la fortuna y el azar.

Grandes soldados, y legendarios jugadores de chapas

Grandes soldados, y legendarios jugadores de chapas

Sin embargo, en la Edad Media, mucha gente adinerada se reunía para practicar  en una especie de salones un juego que en el momento se denominaba de “castillos y leones”. ¿Porqué así? pues se debía a que existía una moneda del reino que por una cara tenía un emblema del Reino de Castilla  y por la otra uno del de León. La gente ataba su fortuna a una de los dos versos.

A pesar del veto de la administración pública, siempre quedó un pequeño resquicio que se refugió en la Semana Santa bajo la excusa de ser “un recuerdo del momento en que los soldados romanos se echaron a suertes la túnica del ajusticiado Jesucristo”, argumento que sirvió para que la tradición de las chapas se practicara en la semana de Pascua. Una especie de frente de liberación del juego de las chapas.

Actualmente este juego solo está permitido por el Gobierno autonómico de Castilla y León tan solo durante los días del Jueves, Viernes y Sábado santos, además de las fiestas locales. Por lo tanto, señor Sheldon Adelson, no le recomiendo incluir las chapas en su proyecto. Cuatro días al año no saciará su sed de riqueza, a no ser que vaya a sortear la túnica del ajusticiado Mariano Rajoy Brey.

Rea Silvia la financian los lectores, si te gusta y puedes, contribuye para que sigamos creciendo.

Publicado por

Eterno aprendiz de historiador. Interesado en el concepto de libertad y los totalitarismos en el siglo XX.

Síguelo en Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *