Las Sirenas nunca se fueron

Hablamos mucho sobre el fascismo, pero pocas veces conocemos la similitud que parte de su discurso tiene con ideas que nos pueden atraer a todos.

Nosotros, como animales políticos, debemos de afrontar cada día la danza de cientos de palabras románticas que insisten en invitarnos a esa última copa en la memoria de la esquina. Nuestro objetivo, y más en periodos tan delicados como el de ahora, es saber distinguir entre aquellas palabras que buscan una relación estable y aquellas que solo nos quieren para una noche.

Los ecos de esas danzas han perdurado siempre desde los tiempos modernos hasta nuestros días. Hoy nos gustaría resaltar un ejemplo del cual nos agradaría mucho su opinión antes de leer la resolución del mismo. Lean, piensen y concluyan:

Pedía la democratización de las instituciones políticas y sociales, y su socialismo aspiraba a la nacionalización de las grandes empresas. Difería del socialismo marxista en que abogaban por una política económica común, que beneficiara a todos los sectores trabajadores y productores de la sociedad nacional, tanto si eran campesinos u obreros, como de clase media, y reclamaba un socialismo mixto.

Son palabras que pueden encajar perfectamente en la actualidad pero que pertenecen a una época anterior, exactamente a principios del siglo XX, y que describen al Partido Obrero Alemán fundado en 1904. Su atracción popular es indudable, pocos negarían la mayoría de estas palabras, de tal manera que aún muchos partidos u organizaciones de nuestro tiempo las han adoptado como arma política debido a su eficacia. El problema no sería tanto la raíz ideológica como la planta que estuviera incubando, ya que pocos años después de finalizar la Primera Guerra Mundial este pasaría a llamarse Partido Nacional Socialista Obrero Alemán, dirigido por un tal Anton Drexler y Adolf Hitler.

En un pasado artículo hablamos de los olvidados armenios, pues ahora pretendemos que se recuerde cómo de peligrosas pueden ser las palabras según quién las utiliza, ya que fue Ulises quien advirtió del canto de las Sirenas.

Rea Silvia la financian los lectores, si te gusta y puedes, contribuye para que sigamos creciendo.

Publicado por

Eterno aprendiz de historiador. Interesado en el concepto de libertad y los totalitarismos en el siglo XX.

Síguelo en Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *