Por qué hay que leer “Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular”

Si buscan un trabajo en el que se justifique la Guerra Civil o se enumeren las bondades del gobierno del Frente Popular, éste no será su libro. Si busca poner a prueba su seguridad ideológica, lealo, disfrutelo y siga con nosotros.

Pronto estará en los escaparates Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular de los historiadores Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa García. Es sorprendente cómo algunos ilustrados, sin haber ojeado ninguno de sus trabajos previos o el propio libro, ya se han aventurado a tachar la publicación de una burda justificación del golpe de estado. No les culpamos, dado a que la única información que han obtenido proviene de los medios digitales. En Rea Silvia esperaremos a la llegada del mensajero de Amazon para comenzar a leer la obra y, a los pocos días, elaborar una reseña crítica de la misma. Lo que pretendemos con este artículo es señalar de dónde surge este estudio y sobre qué se fundamenta para poner en cuestión la legitimidad de los comicios de 1936.

¿Quiénes son los autores? En primer lugar, debemos conocer a los dos historiadores que han dado vida a este libro. Ambos trabajan en el mismo grupo de investigación y en torno al mismo ámbito de estudio: la II República Española. Comparten el interés por incidir en aquellas cuestiones de ese periodo que, desde hace varias décadas, hemos ido asumiendo con un escepticismo bastante vago. En sus trabajos no han buscado elaborar una historia total o que llegase a sentar cátedra, nada más lejos de la realidad. Son dos artesanos de la ciencia historiográfica que, basándose en un trabajo empírico y repleto de honestidad profesional, han buscado encajar las piezas del púzle histórico de la República.

Por un lado, Álvarez Tardío y Villa García ya colaboraron en la redacción de El laberinto republicano. La democracia española y sus enemigos (1931-1936).  Existen toda una serie de artículos y obras, que expondremos al final del artículo si es de su interés, que giran en torno a los fundamentos, estabilidad y riesgos sobre los que giró la democracia republicana. Uno de ellos fue el del fraude electoral que se sucedió en la provincia de Granada en febrero de 1936, el cual Villa García investiga más detenidamente, junto a otros casos, en La República en las urnas. El despertar democrático en España.

¿Qué sucedió en Granada las elecciones de febrero de 1936? En la historiografía ya se sabía que los comicios que permitieron al Frente Popular gobernar no fueron del todo garantistas. A raíz de los estudios que estos historiadores publicaron, se demostró además que el gobierno no fue capaz de asegurar la libertad de voto a todos aquellos ciudadanos que marcharon a los colegios electorales en los pueblos granadinos. Se describe un clima de presiones y acoso por parte de sindicalistas y miembros de la izquierda radical hacia aquellos que se plantearon apoyar al bloque conservador. Insultos, agresiones o amenazas fue la tónica en muchos de los colegios dispuestos para la votación en la provincia andaluza.

Señala Roberto Villa que los favorables al Frente Popular en Granada habían recibido noticias, el mismo día de las elecciones, sobre la más que posible victoria de la izquierda a nivel nacional. Sin embargo, la tónica de esa jornada hacía presagiar que la derecha fuese a salir victoriosa en esa provincia. Una vez que se confirmaron estos presagios, la izquierda se apresuró a impugnar los resultados de una cuarta parte de los municipios granadinos. Los conservadores, por otro lado, señalaron que la diferencia de votos, más de 50.000, no pudo haber sido fruto del fraude electoral. Además, había que tener en cuenta ese clima de violencia y exclusion creado en aquellos días electorales. Si se hubiesen anulado los votos de los municipios que señalaba la izquierda, el bloque contrario seguiría venciendo por casi 30.000 votos. Por tanto, la victoria de la derecha era difícil de rebatir.

De cualquier modo, el gobierno republicano se vio obligado a finales de marzo a anular los resultados y volver a convocarlas en mayo por la sospecha de fraude. Muchos de los que defendían al Frente Popular mantuvieron la convicción moral, que no legal, de que la izquierda no podía salir derrotada de esas elecciones, que habían sido los caciques los que provocaron esos resultados. Una actitud de intolerancia que ya se puso observar en los comicios de 1933 cuando se supo que la CEDA y el PRR iban a formar gobierno en coalición. De nuevo se había extendido la idea de que unas elecciones donde pudiese ganar la derecha era lo peor que le podía ocurrir a la República. Una concepción patrimonial del sistema que conllevaba un enorme riesgo porque suponía la exclusión de los más de cinco millones de votantes que optaron por el bloque de derechas. Arriesgado, además, porque excluir a estos ciudadanos del tablero republicano suponía exponerles a las redes de aquellos partidos que estaban en contra de la democracia.

¿Qué aporta éste nuevo libro? Pues fueron señales como las de Granada, o la anulación de algunas mesas electorales en Cuenca, lo que despertaron la inquietud de Álvarez Tardío y Villa García. Además, se percataron que el proceso electoral no cumplió con los plazos que determinaba la ley vigente. Hasta hace no muchos años, este tipo de estudios electorales se basaban casi exclusivamente en registros oficiales de las Cortes españolas, con sus reconocidos límites. Y decimos casi porque algunos los complementaban con fuentes periodísticas que tampoco acabaron por vislumbrar la realidad de tal fenómeno. Ellos han incorporado a su reciente investigación documentos inéditos del Congreso de los Diputados, la Fundación Pablo Iglesias y el Archivo de Salamanca, entre otras. Sin duda, el acceso a estas fuentes va a enriquecer de manera notoria el conocimiento que a día de hoy tenemos sobre esas elecciones. Y no sólo señalar el fraude de esos posibles 50 escaños, que es parte del estudio, sino esclarecer el clima de ese periodo y comprender qué ocurrió en el devenir de la experiencia democrática en España.

En resumen, el libro supone a día de hoy un auténtico acto de valentía. La II República gira en un entorno tan crispado que casi todo el que se aproxima acaba por descuartizarla o por idealizarla como un mito del pasado. Si buscan un trabajo en el que se justifique la Guerra Civil o se enumeren las bondades del gobierno del Frente Popular, éste no será su libro. Si busca poner a prueba su seguridad ideológica, lealo, disfrutelo y siga con nosotros.

 

Bibliografía recomendada

Ensayos

ÁLVAREZ TARDÍO, Manuel: El precio de la exclusión. La política durante la II República. Madrid, Encuentro, 2010.

ÁLVAREZ TARDÍO, M. y VILLA GARCÍA, Roberto: El laberinto republicano. La democracia española y sus enemigos (1931-1936). Barcelona, RBA, 2012.

VILLA GARCÍA, Roberto: La República en las urnas. El despertar democrático en España. Madrid, Marcial Pons, 2011.

Artículos

ÁLVAREZ TARDÍO, Manuel: “Democratización y violencia política en el mundo de entreguerras: una cuestión abierta”. En Ayer, Marcial Pons, 88 (2012), pp. 27-49.

ÁLVAREZ TARDÍO, M. y VILLA GARCÍA, Roberto: “El impacto de la violencia anticlerical en la primavera de 1936 y la respuesta de las autoridades”. En Hispania Sacra, CSIC, 132 (julio-diciembre, 2013), pp. 683-764.

Rea Silvia la financian los lectores, si te gusta y puedes, contribuye para que sigamos creciendo.

Publicado por

Eterno aprendiz de historiador. Interesado en el concepto de libertad y los totalitarismos en el siglo XX.

Síguelo en Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *