In vino veritas

Cuando al-Hakam II sucedió a Abderramán III en el Califato de Córdoba, hubo un amago de Ley Seca de lo más delirante.