“Erasmo” – Johan Huizinga

Erasmo de Rotterdam fue un personaje con una relevancia enorme tanto en su época como en la actual. Acercarnos a su figura significa descubrir algunas de nuestras raíces históricas y culturales más significativas.

Erasmo – Johan Huizinga | Ediciones Ulises, 332 pgs, €16,15

Johan Huizinga recupera, de la mano de Ediciones Ulises, la vida de una de las figuras más relevantes en el humanismo europeo. El nombre de Erasmo es actualmente recordado más por las becas europeas de intercambio que por su obra e influencia histórica. De esta manera, la biografía se presenta como una magnífica ocasión para conocer la vida intelectual y personal del protagonista. 

El libro es un repaso personal por cada etapa de la vida de Erasmo. El aprecio con el que trata al personaje, y su propia relevancia, atrapan por completo al lector. No nos encontramos ante la clásica recopilación biográfica sustentada en hitos wikipédicos, nada más lejos de la realidad. El trabajo de Huizinga cumple con todos los requisitos exigibles de la disciplina histórica, aunque sin dejar de lado una redacción amena y atractiva.

A pesar de su temprana iniciación en la vida monacal, Erasmo sentía una especial atracción por lo original, por las raíces de la ética y la moral. Éstas fueron las musas que la guiaron por el camino humanista. Dejó a un lado sus obligaciones religiosas, no sin complicaciones, para enfrascarse en la que fue su gran pasión: las traducciones de textos antiguos, destacando el caso de San Jerónimo y su Vulgata que tan bien representó Caravaggio para la eternidad. Su trabajo fue puramente vocacional, el saber por el saber marcó casi todo el camino de su vida.

Fuente San Jerónimo en proceso de una de sus grandes obras
San Jerónimo en proceso de una de sus grandes obras | Fuente

Sin duda, es esa aproximación personal la que hace atractiva esta biografía. No solo se centra en las pasiones literarias de Erasmo, sino que recorre los pormenores de su vida. En esta obra conoceremos cual fue su relación con diferentes personajes destacados como Tomás Moro, aquel joven príncipe que acabaría siendo Enrique VIII o el propio Lutero. Figuras sin las cuales no se entendería la encrucijada religiosas de la Reforma.

También se hace hueco a las flaquezas económicas que Erasmo tuvo que sufrir a lo largo de su vida. Experimentó una vida de limitaciones económicas que sin duda repercutieron en su forma de pensar e interpretar su mundo. A pesar de todo, no tiró la toalla y siguió adelante con su obra, demostrando que la carencia fue la tinta que dio forma a los versos de su vida.

La personalidad de Erasmo cuadraba más con la de la zorra que con la del erizo. Incluso Ralf Dahrendorf, en su “La libertad a prueba“, echó mano de esa actitud para expresar a un tipo de intelectual liberal de comienzos del siglo XX: Isaiah Berlin, Karl Popper y Raymond Aron. El reto que afrontaron frente al auge de los totalitarismos recordaba a la posición que Erasmo tomó en su época. Tanto que no dudó en tildarlos de erasmistas:

«Como tipo intelectual, Erasmo pertenecía a un grupo bastante reducido: el de los idealistas absolutos que, al mismo tiempo, son completamente moderados. No pueden soportar las imperfecciones del mundo; se sienten constreñidos a combatir. Pero los extremos no convienen a su carácter; retroceden ante la acción, porque saben que derriba tanto como edifica; y por eso se retiran, y siguen clamando que todo debería cambiar; pero en cuanto se produce la crisis, se ponen de mala gana de parte de la tradición y el conservadurismo […] Él veía las cosas nuevas y venideras con mayor claridad que nadie; necesitaba luchar contra lo viejo; y, a pesar de ello, no podía aceptar lo nuevo»

En definitiva, la obra se presenta como una magnífica oportunidad para conocer a uno de los personajes más relevantes de la Historia europea. Huizinga narra los renglones de la vida de Erasmo de tal forma que el lector siempre se sentirá cercano e implicado, casi emocionalmente, a la vida del protagonista. 

Johan Huizinga fue un historiador medievalista y filósofo holandés conocido por obras como El otoño de la Edad Media Homo ludens. La invasión nazi de los Países Bajos truncó su carrera para acabar falleciendo semanas antes de la liberación del país.

Publicado por

Eterno aprendiz de historiador. Interesado en el concepto de libertad y los totalitarismos en el siglo XX.

Síguelo en Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.