La Segunda Guerra Mundial en el mar – Craig L. Symonds

La Esfera de los Libros traduce al español un ambicioso y exhaustivo estudio que cubre la totalidad de la guerra naval del segundo conflicto mundial

La Segunda Guerra Mundial en el mar: Una historia global

La Segunda Guerra Mundial en el mar: Una historia globalCraig L. SymondsTapa dura. 952 páginas. La Esfera de los Libros.Comprar

Submarinos, portaaviones, barcos mercantes, pequeños y manejables destructores, torpes lanchas de desembarco y enormes acorazados. Durante la Segunda Guerra Mundial comenzó una carrera por incrementar y mejorar las fuerzas navales porque una de las claves para ganarla estuvo en el mar.

No han sido pocos los libros que han tenido en cuenta esta realidad y que, en mayor o menor medida, han tratado la guerra naval. Craig L. Symonds firmó en 2018 el primer estudio que narra la totalidad del conflicto en los océanos y mares a lo largo y ancho del planeta. Tan sólo un año después La Esfera de los Libros lo traduce al español bajo el título de La Segunda Guerra Mundial en el Mar.

La obra, inmensa en cuanto a tema y extensión (roza las 750 páginas, sin contar bibliografía), traza una narración coherente por todos los escenarios del conflicto en los que intervinieron las fuerzas navales. Desde las tempranas rutas del Graf Spee hasta la misión desesperada del Yamato en 1945, pasando por los desembarcos de Anzio o Normandía y los numerosos choques entre Japón y Estados Unidos en el Pacífico, Symonds repasa las más importantes operaciones navales en todos los frentes, y explica de manera concisa la importancia de todas para el desarrollo general de la guerra.

Con un estilo sencillo y ágil (gracias a una fantástica traducción de Alejandro Pradera), el autor consigue que esta larga narración se haga corta y deje con ganas de más. Por otra parte, la estructura, con capítulos nunca demasiado largos, permite mantener un gran ritmo de lectura aunque no se disponga de demasiado tiempo. Que a veces siga lo vivido, de forma casi novelada, por personajes y buques concretos como estructura argumental para narrar una operación hace si cabe más placentero leer La Segunda Guerra Mundial en el mar.

Symonds es capaz de condensar años de investigación sobre frentes y batallas en las 20-30 páginas que abarca cada capítulo. Su capacidad de síntesis no menoscaba una comprensión profunda de los hechos, y su habilidad para interrelacionar la guerra naval con la terrestre y lo que ocurría en ambos hemisferios es digna de elogio.

Mientras se libraban sangrientas batallas durante semanas y meses en el interior de Rusia hubo una larguísima batalla por el comercio en el Atlántico, el Mar del Norte y el Pacífico. La capacidad de cada bando para inutilizar los convoyes navales del enemigo y para defender los propios era crucial para el desarrollo de un conflicto que iba para largo. Los diferentes avances tecnológicos en guerra submarina y anti-submarina se mostraron esenciales en este escenario en el que perder un petrolero en el Mar del Norte podría acarrear no poder sacar a la flota en el Mediterráneo.

Pero la Segunda Guerra Mundial no fue sólo una guerra de materiales. El mar también se tragó miles de vidas de marineros, soldados, aviadores y civiles de las flotas mercantes. Aunque se pudieran poner en servicio nuevos aviones o buques, la falta de experiencia de las nuevas tripulaciones se dejó notar en todos los escenarios, y fue especialmente duro para los japoneses. Los militares de Japón preferían no reservar parte de sus mejores pilotos para instruir a los nuevos, por lo que pasó de tener la mejor aviación en 1941 a una fuerza todavía numerosa pero apenas efectiva de no ser por los ataques kamikaze en 1945.

A lo largo de La Segunda Guerra Mundial en el mar vemos una y otra vez esa relación entre hundimientos en alta mar y las consecuencias que acarreaba para el bando que sufría las pérdidas. Con este constante telón de fondo de guerra contra el comercio y contra los convoyes militares (que transportaban tropas y materiales), era indispensable volver a poner en servicio nuevos tanques, barcos y aviones así como soldados, marinos y pilotos con una mínima instrucción. Esa carrera por reponer lo perdido la acabaron ganando los Aliados gracias, en buena medida, a que Estados Unidos pudo aprovechar al máximo su industria con los principales focos de combate a miles de kilómetros con lo que, al final, era capaz de fletar más barcos de los que perdía a manos de los submarinos de Karl Dönitz.

Otra clave para entender el desenlace de la guerra en el mar es la mentalidad naval de cada contendiente. La Segunda Guerra Mundial fue la tumba del acorazado como elemento más poderoso de las flotas, y es que fue una y otra vez sobrepasado por las fuerzas aéreas con base en portaaviones, que fueron capaces incluso de hacer explotar al no tan todopoderoso acorazado japonés Yamato. Esta realidad, que algunos vaticinaban antes de la guerra, no fue tan obvia para otros tantos hasta que fue evidente que los acorazados no podían hacer gran cosa sin cobertura aérea. Otra pugna por demostrar qué era más útil fue la de Dönitz y Erich Raeder en Alemania, si los ataques sigilosos de los incómodos y pequeños submarinos o la gran potencia de las flotas de superficie (resulta paradójico que al final Dönitz disuadiera a Adolf Hitler de desmantelar por completo la flota de superficie alemana). Lo que los militares pensaron de la guerra naval influyó de manera determinante a la hora de confeccionar los planes y de tomar decisiones sobre la marcha, y Symonds se detiene en la cuestión cuando es necesario.

Symonds ha conseguido en La Segunda Guerra Mundial en el mar explicar la gran estrategia, narrar los choques más importantes y mencionar el sufrimiento de militares y civiles. En un libro con un objeto de estudio de tales magnitudes es fácil dejar de lado el componente humano de la guerra y centrarse sólo en fechas y cifras, pero el autor ha sabido engarzar todas estas realidades de manera natural.

Este extenso recorrido por la guerra, segmentado en cinco grandes partes que corresponden a diferentes fases bien diferenciadas, va acompañado por mapas de fácil comprensión y un completo apartado gráfico con el que el lector conoce mejor a los protagonistas, buques y batallas que aparecen a lo largo del libro. Así mismo, las notas al pie y la bibliografía abren innumerables puertas para aquellos lectores que quieran profundizar en aspectos más concretos de la guerra naval.

La Segunda Guerra Mundial en el mar es un libro exhaustivo en el que Symonds hace gala de una brillante capacidad de síntesis. Toca las teclas necesarias para comprender la importancia de la guerra naval en el desenlace del conflicto a través de una interrelación de los eventos en el mar y su repercusión en otros escenarios. La Esfera de los Libros ha traído al español una obra indispensable que los amantes de la Segunda Guerra Mundial querrán tener en sus estanterías.

Φ  En portada: El USS Franklin tras un ataque el 19 de marzo de 1945.

Craig L. Symonds es catedrático distinguido Ernest J. King de Historia Marítima en la Academia de Guerra Naval de Estados Unidos, en la que impartió clases durante 30 años. Se ha convertido en uno de los más prestigiosos historiadores navales con publicaciones como The Battle of Midway, Operation Neptune o Lincoln and his Admirals.

Publicado por

Graduado en Historia en Sevilla. Entré en esto para saber más de Grecia y Roma y acabé liándome con un tema de moriscos y rebeliones.

Síguelo en Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.