Mariscal Keitel – Wilhelm Keitel (ed. Walter Görlitz)

La Esfera de los Libros publica la edición de Walter Görtliz de las memorias de Wilhelm Keitel, jefe del Alto Mando de la Wehrmacht

Mariscal keitel: Memorias del jefe del Alto Mando de la Wehrmacht. 1938-1945

Mariscal keitel: Memorias del jefe del Alto Mando de la Wehrmacht. 1938-1945Wilhelm Keitel (ed. Walter Görlitz)Tapa blanda. 368 páginas. La Esfera De Los Libros.Comprar

La delgada línea roja que separa el cumplimiento del deber de los crímenes de guerra puede ser confusa y es, quizás, uno de los debates que siempre aparecerá tanto en tiempos de guerra como cuando se juzga o se estudia un conflicto pasado. En el caso de la Segunda Guerra Mundial, en la que se cometieron algunos de los peores crímenes de guerra jamás vistos, la cuestión de esa delgada línea roja se convierte en algo sumamente complejo.

Ese cumplimiento del deber llevado a veces hasta las últimas consecuencias es uno de los temas centrales de Mariscal Keitel, las memorias de guerra de Wilhelm Keitel, jefe del Alto Mando de la Wehrmacht (OKW, Oberkommando der Wehrmacht, de ahora en adelante). Este volumen, editado por el historiador Walter Görlitz, es una selección de las memorias de Keitel desde 1938 a 1945 que trae al español La Esfera de los Libros.

Al ser unas memorias fragmentadas, el primer capítulo del libro es un breve repaso a la vida y carrera militar de Keitel que firma Görlitz. De este modo el lector conoce desde sus primeros años a quien más tarde fue jefe del OKW. Aquí vemos a un Keitel que no pertenecía a la clase Junker, un hijo de granjero, alistado en el Ejército, cuya mayor aspiración era tomar las riendas de las tierras de su familia y disfrutar de la sosegada vida rural. A pesar de esto vemos, siempre según Görlitz, cómo el férreo sentido del deber de Keitel lo lleva de ascenso en ascenso, luchando por una Alemania prusiana en la que su familia no creía e incluso detestaba.

Ya en estas primeras páginas del libro se ve una delgada línea roja entre lo que Keitel quería y lo que pensaba que debía hacer, cruce de caminos en el que el futuro mariscal solía tomar la segunda salida. Prosperó en el Ejército como un gran trabajador y un administrador excelente que acabó por ser un puente entre la disolución del Reichswehr (ejército de la República de Weimar) y la creación de la Wehrmacht.

Tras esta introducción general a la vida de Keitel comienzan las memorias propiamente dichas, cuyo punto de arranque es el escándalo de Blomberg-Fritsch, tras lo que acabó como jefe del OKW. El libro continúa con algunos de los momentos clave de la Segunda Guerra Mundial como la invasión de Polonia, Francia o la URSS, así como el fallido atentado contra Hitler, los últimos días de la guerra y algunas reflexiones personales y extractos de cartas comentados por Görlitz.

Con este mosaico de memorias, reflexiones y confesiones Mariscal Keitel consigue varias cosas de sumo interés. Por un lado nos acerca al funcionamiento de la Wehrmacht y el III Reich1 en sus más altas esferas, nos ofrece una visión de cómo manejaba Hitler los asuntos militares y, por otro, nos aproxima a cómo era la mentalidad de Keitel y qué pensaba de algunos de los problemas más complejos de la Segunda Guerra Mundial y la Alemania nazi.

Como siempre en unas memorias es importante coger toda esta información con alfileres, ya que la memoria es por naturaleza engañosa y selectiva. Además, Keitel pudo escribir esto desde su celda mientras se producían los juicios de Núremberg. Su único recurso fue su memoria y no tuvo apenas tiempo para repasar o corregir. De hecho, Görlitz señala que dejó frases mal escritas que no habían tenido un mínimo proceso de revisión (por supuesto, corregidas para la coherencia y buena lectura del texto).

Lo positivo, teniendo esto último en cuenta, es que Mariscal Keitel viene editado por Görlitz que, además de dejar algunas notas al pie que corrigen o añaden información, ofrece su visión crítica de Keitel. Para el historiador alemán el jefe del OKW se mantuvo en su puesto por su sentido del deber y el honor, y también para evitar que fuese sustituido por Himmler, pues ese pensaba Keitel que podría ser su reemplazo y, a sus ojos, sería peor para Alemania. En no pocas ocasiones se lamentó de haber firmado órdenes con las que no estaba de acuerdo, y estaba convencido de que todo eso le iba a pesar en su contra en Núremberg.

Junto a esto, Mariscal Keitel es un libro único por la perspectiva que aporta y que, por suerte, se lee con facilidad (gracias, en buena medida, a la gran traducción de Javier Alonso). Es una mirada de primera mano del funcionamiento interno del OKW. De algún modo el lector puede ver desde la perspectiva de Keitel cómo se concibieron algunos de los planes más importantes de la Segunda Guerra Mundial, de cómo Hitler fue acaparando más y más el control de los asuntos militares y atestigua el tabú reinante entre los altos mandos de criticar al Führer.

Mariscal Keitel es una lectura indispensable para todos aquellos interesados en el funcionamiento del OKW, ya que ofrece una visión de primera mano que aporta muchas capas a la comprensión de las maquinaciones internas de la Wehrmacht. Un libro que, además, es de gran interés para reflexionar sobre el sentido del deber y del honor, para tratar de dilucidar dónde está esa delgada línea roja.

  1. Hasta cierto punto, Keitel no solía entrar en reuniones de tanto peso, pero a veces aporta información que sí conocía.

Publicado por

Graduado en Historia en Sevilla. Entré en esto para saber más de Grecia y Roma y acabé liándome con un tema de moriscos y rebeliones.

Síguelo en Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.