Gettysburg – Allen C. Guelzo

Desperta Ferro publica en español un completo estudio sobre Gettysburg, una de las batallas más importantes de la Guerra de Secesión

Gettysburg

GettysburgAllen C. GuelzoTapa blanda. 776 páginas. Desperta Ferro.Comprar

Fue uno de los choques más importantes de la Guerra de Secesión, un momento dramático en la historia de Estados Unidos que ha acaparado la atención de investigadores y el gran público por generaciones. En Cemetery Hill, confederados y unionistas se jugaron algunas de sus cartas más importantes y, aunque se ha puesto en duda que Gettysburg fuera decisiva, fue una batalla de una importancia capital.

Es una de las cuestiones que Allen C. Guelzo explica con brillantez en Gettysburg, una historia sobre la gran batalla de la Guerra de Secesión que ha cautivado al público y la crítica estadounidenses, y que llega al español en una fantástica edición de Desperta Ferro.

En Gettysburg, Guelzo ofrece una visión completa de los tres días que duró el choque en los alrededores de la localidad de Pensilvania. A pesar de ser completa (la narración ocupa más de 650 páginas) no deja de ser un relato pormenorizado. Es algo que el autor deja claro desde el principio, e incluso nos llama la atención sobre que existen series de volúmenes que tratan la batalla por segmentos de 15 minutos, un nivel de exhaustividad que el autor no buscaba para este libro.

Tampoco se centra únicamente en el choque. Guelzo dedica toda una parte de su libro (dividido en cuatro), a ofrecer una panorámica a la Guerra de Secesión y a la campaña de Gettysburg, esto es, la invasión que Robert E. Lee lanzó en 1863 y llevó al enfrentamiento en Pensilvania. No es un estudio completo, ni pretende serlo, sobre estas cuestiones, pero acierta al resumir algunos temas esenciales a los lectores que ayudan a comprender mejor la batalla.

En esencia, lo que Guelzo consigue en esta primera parte de Gettysburg es explicar de manera concisa quiénes formaban ambos bandos y en qué situación estaban. De este modo vemos cómo había facciones dentro de confederados y unionistas, confluencias y desacuerdos así como diferentes intereses y formas de entender el futuro de Estados Unidos. También ofrece una breve explicación de cómo eran los ejércitos, el por qué estaban poco preparados o por qué no había una gran tradición de caballería.

Las otras tres partes de Gettysburg Guelzo las dedica a la batalla, cada una a un día. El autor demuestra aquí sus grandes capacidades para narrar. A pesar de ser un libro largo dedicado a un choque, el pulso narrativo hace que las páginas se pasen volando (hay que quitarse el sombrero con la traducción de Javier Romero Muñoz), con lo que en ningún momento se hace pesado. En todos los sentidos, es una lectura agradable de fácil acceso a todo tipo de público.

Como apuntábamos arriba, estas tres partes no son un monótono relato de la batalla. Guelzo entrelaza con inteligencia los principales acontecimientos de cada día con pequeñas biografías de oficiales destacados, breves historias regimentales que añaden profundidad y contexto a los choques en los que participan e incluso minúsculas anotaciones biográficas de soldados que, de otro modo, serían completamente anónimos. El rostro humano de la guerra es una constante en Gettysburg, y Guelzo también dedica espacio a contar qué experimentaron los civiles antes, durante y tras la batalla.

Allen C. Guelzo hace un excelente trabajo al explicar el enfrentamiento y, en líneas generales, cómo fue la Guerra de Secesión. Junto a todo lo que ya hemos señalado, en Gettysburg el autor explica cómo se desarrollaron los principales acontecimientos militares, pero también por qué se tomaron las decisiones que se tomaron y por qué sucedieron en el modo en que lo hicieron. Detrás de esto a menudo hay controversias (quizás una de las más famosas es la de J.E.B. Stuart y su ausencia durante casi dos días) y que, para Guelzo, no siempre están claramente resueltas, de modo que trata que el lector comprenda ambos lados de estas polémicas, demostrando que suele haber una rica gama de grises entre los extremos. Es un ejemplo magnífico de cómo se debe hacer la Historia Militar, alejándonos de ser jueces para tratar de entender por qué ocurrió lo que ocurrió, aunque a toro pasado se pueda aseverar que ciertos actos fueran aciertos o errores.

Gettysburg también es un estudio fascinante que separa la teoría de la práctica. A veces nos encontramos obras en las que se detallan las características técnicas de las armas, las bondades de las formaciones y la capacidad destructiva de la artillería. Guelzo deja muy claro desde el principio que una cosa es lo que supuestamente podían conseguir los fusiles de ánima rayada y otra muy distinta lo que obtenían en el fragor de la batalla en manos de soldados inexpertos con un entrenamiento deficiente. Así mismo, como estudiosos de la guerra, podemos conocer qué formaciones se usaban pero otra cosa era lo complejo que era mantenerlas sobre el terreno, las dificultades de transmitir información o lo que tapaban la vista las nubes de humo de rifles y artillería.

En esta línea, Guelzo se desmarca de la idea, como han sostenido algunos autores, de que la Guerra de Secesión fuese un conflicto total. Entiende que ninguno de los bandos tenía la capacidad técnica ni administrativa para ello, así como tampoco la malevolencia que el autor entiende que se ha de tener para llevarla a cabo. Gettysburg es una buena muestra de que la guerra es la guerra y, en combate, apenas hay tregua. Pero también señala un alto grado de respeto mutuo entre bandos, de ayuda al enemigo herido incluso bajo el fuego de fusilería y de noches en las que tropas de ambos lados cantaron al unísono.

Guelzo ha escrito este libro tras muchos años de carrera dedicados al periodo, algo que se nota y se agradece. Tiene un amplio conocimiento de la época de la Guerra de Secesión, lo que queda patente cuando relaciona diferentes cuestiones con una sencillez envidiable. La variedad y cantidad de fuentes que el autor ha manejado se deja ver en las notas al pie y la bibliografía, con obras, diarios y otros documentos, desde los más antiguos a los más modernos.

Gettysburg es un completísimo estudio de una batalla esencial para comprender la Guerra de Secesión y Guelzo no deja pasar la oportunidad para reconocer que no fue ese choque decisivo que tanto se ha repetido, así como que tampoco Vicksburg (asedio que terminó un día después, también favorable a la Unión) consiguió destruir la moral confederada; quedaban dos años más de guerra y los Republicanos de la Unión (encabezados por Abraham Lincoln) no siempre lo tuvieron fácil. Sí fueron dos eventos que ayudaron a cambiar la dinámica de la guerra, y Gettysburg dejó tras de sí un reguero de muertos sin precedentes.

Allen C. Guelzo ha firmado un estudio fantástico sobre Gettysburg en el que demuestra las enormes posibilidades que presentan las batallas para hacer historia de manera profunda, compleja y erudita sin dejar de lado la sencillez comunicativa. Es un libro al alcance de cualquier tipo de lector, especialmente recomendado para todo aquel que ya tenga unas nociones básicas del conflicto y, desde luego, es una obra que cualquier interesado en la Guerra de Secesión querrá tener en sus estanterías.

Allen C. Guelzo es director de estudios y Henry R. Luce Professor de la Guerra de Secesión en el Gettysburg College. Ha dedicado la mayor parte de su carrera a este periodo y ha publicado libros como Lincoln’s Emancipation Proclamation: The End of Slavery in America o Abraham Lincoln: Redeemer President, con los que ganó el Lincoln Prize. Así mismo, con Gettysburg se hizo con el Guggenheim-Lehrman Prize en Historia Militar, elegido mejor libro del año por The Economist y por Kirkus Reviews.

ΦEn portada: The High Water Mark – Don Troiani

Publicado por

Graduado en Historia en Sevilla. Entré en esto para saber más de Grecia y Roma y acabé liándome con un tema de moriscos y rebeliones.

Síguelo en Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.