El camino hacia la victoria – Douglas Porch

Desperta Ferro edita en español un estudio que explora la totalidad de la Segunda Guerra Mundial en el Mediterráneo y su importancia para la derrota alemana

El camino hacia la victoria: La Segunda Guerra Mundial en el Mediterráneo

El camino hacia la victoria: La Segunda Guerra Mundial en el MediterráneoDouglas PorchTapa blanda. 704 páginas. Desperta Ferro.Comprar

La Segunda Guerra Mundial (IIGM) es uno de los temas de estudio con más bibliografía de la historia. Un choque global que, sin embargo, ha recibido especialmente atención por sólo dos de sus frentes: el del Este y el Occidental. Dos teatros de operaciones, además, sobre los que se ha debatido cuál fue el más importante para la victoria aliada.

Pero esto no quiere decir que el resto de frentes carezca de importancia para el desenlace del conflicto. Y es precisamente esto lo que viene a señalar Douglas Porch en El camino hacia la victoria. La Segunda Guerra Mundial en el Mediterráneo, que edita en español Desperta Ferro.

La premisa de Porch queda bastante clara desde el inicio del libro: el Mediterráneo como teatro de operaciones fue crucial, que no esencial, para el desenlace de la guerra en Europa. El autor parte de la interesante forma de ver «el gran mar» del historiador francés Fernand Braudel: un eje que conecta todas las tierras que bañan sus aguas, y cuya influencia se adentra mucho más allá de la costa.

Partiendo de esta base, la guerra en el Mediterráneo fue algo más que un frente marginal con campañas desconectadas entre sí. Douglas Porch argumenta que, al contrario, la estrategia aliada en este frente tuvo sentido y ayudó, de diferentes maneras, a la guerra en Europa.

El camino hacia la victoria recorre los cinco años de conflicto en el Mediterráneo, desde la guerra en África hasta la ruptura de la Línea Gótica (el último frente defensivo alemán en terreno italiano). En cada momento Douglas Porch expone la importancia que las diferentes operaciones tuvieron para el resto de teatros, así como los complicados entresijos políticos que planteaba cada región.

El autor argumenta, con buenos datos y una interpretación convincente de los mismos, que estas operaciones desviaron recursos alemanes que podrían haber sido de mucha ayuda en otros frentes. Es cierto, admite Porch, que no se peleó por objetivos estratégicos clave para la victoria, y que el número de tropas alemanas en la zona no fue inmenso. Pero esto no quiere decir que no afectase a los planes alemanes durante la invasión de la Unión Soviética y, más tarde, en la defensa de sus propias fronteras.

Aunque las cifras de pérdidas alemanas durante los 5 años no son escandalosas, sí son sustanciales, por no hablar de todo el material bélico y el tonelaje de flota mercante italiana empleado, y perdido, por el Eje. Esta es una de las premisas de Porch y hace que El camino hacia la victoria cobre sentido: la guerra en el Mediterráneo fue de desgaste, un tipo de conflicto que muchos militares alemanes sabía que no podía ganar, especialmente cuando paralelamente llevaba otra guerra de desgaste frente a la Unión Soviética.

Otro de los argumentos de Porch es que el Mediterráneo fue un revitalizador de Gran Bretaña y un bautismo de fuego de las tropas estadounidenses. Es difícil pensar que los american boys hubieran tenido éxito en Normandía si se hubieran desempeñado de la manera en que lo hicieron en 1942 en el norte de África. O si incluso los propios mandos habrían sido capaces de organizar el Día-D sin las operaciones de desembarco previas en el «gran mar».

El Mediterráneo desgastó al Eje y puso de manifiesto la superioridad material de los aliados. Sirvió como redención de los británicos, pues fue donde consiguieron su primera victoria de la guerra, el Ejército estadounidense aprendió a combatir y los aliados se habituaron a colaborar. No fue un paseo militar ni la colaboración interaliada fue siempre distendida y amistosa. Cometieron errores, respondieron mal a imprevistos y regalaron tiempo a los alemanes. Pero el conjunto, según Porch, fue positivo, y es difícil no estar de acuerdo con él.

Mientras narra el desarrollo de la guerra y deja argumentos de la importancia de la guerra en el Mediterráneo, El camino hacia la victoria también dedica una buena cantidad de párrafos a los protagonistas del conflicto y de las diferentes operaciones. Porch traza unos retratos en los que aparecen las virtudes y los defectos de los personajes, con lo que no hay ninguno que salga glorificado ni excesivamente esquilmado.

De esta manera, el autor defiende el papel de Montgomery en el Mediterráneo, no sin señalar sus defectos y errores. Justo al contrario que con Rommel, a quien critica con dureza, no sin dejar claro que para nada era un mal comandante. Es un libro que se ajusta a una realidad natural en la que ni unos son tan excelentes ni otros tan pésimos.

El camino hacia la victoria es un libro bien escrito que engancha desde la primera línea y nunca se hace pesado. El buen equilibrio entre descripción de personajes, desarrollo de campañas y argumentación de las premisas de Porch lo hacen una lectura muy agradable, y el trabajo de traducción de Javier Romero Muñoz es fantástico.

El libro de Douglas Porch es una magnífica aproximación a la Segunda Guerra Mundial en el Mediterráneo y su importancia para la derrota alemana. Cualquier interesado en la IIGM debería leer El camino hacia la victoria, ya que ofrece argumentos de peso para situar el frente Mediterráneo como un teatro crucial para la guerra en Europa. Es un libro que sirve, en definitiva, para comprender mejor la totalidad del conflicto.

Φ Soldados estadounidenses desembarcan piezas de artillería en Salerno, 1943.

Douglas Porch es doctor en el Corpus Christi College, de Cambridge, y Distinguid Professor Emeritus y exdirector del Department of National Security Affairs de la Naval Postgraduate School de Monterey, California. Es conocido por obras como The French Foreing Legion, The French Secret Services o The Conquest of Morocco.

Publicado por

Graduado en Historia en Sevilla. Entré en esto para saber más de Grecia y Roma y acabé liándome con un tema de moriscos y rebeliones.

Síguelo en Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.