Hermanos de armas – Larrie D. Ferreiro

Desperta Ferro publica un estudio sobre la intervención de España y Francia que salvó la independencia estadounidense

Hermanos de armas

Hermanos de armasLarrie D. FerreiroTapa blanda. 464 páginas. Desperta Ferro.Comprar

El 30 de abril de 1789 George Washington entró al Federal Hall de Nueva York, entonces capital de los recién nacidos Estados Unidos. Allí estaban personajes tan notorios como Diego María de Gardoqui, que había ayudado a la independencia estadounidense y ahora era embajador por España, o Friedrich Wilhelm Steuben, prusiano que convirtió al Ejército Continental en una fuerza disciplinada y que ya era ciudadano estadounidense. En el balcón de aquel edificio, acompañado por algunos de los extranjeros que ayudaron a crear la nueva nación, Washington tomó juramento como primer Presidente de Estados Unidos. Una salva de quince cañonazos del bergantín español Galveztown1, único buque de guerra de otro país presente en el acto, dio por finalizada aquella emotiva ceremonia.

Esta escena nos pone sobre la pista de algo desde siempre sabido que ya no es tan conocido a ambos lados del Atlántico: la importancia de España y Francia en la independencia de Estados Unidos. Para reconectarnos con ese episodio Desperta Ferro ha publicado Hermanos de armas, de Larrie D. Ferreiro, un reciente libro (editado primero en Estados Unidos en 2016) que estudia por qué las potencias borbónicas ayudaron a las colonias británicas norteamericanas a alcanzar la independencia de su metrópoli.

El libro de Larrie D. Ferreiro explora el escenario internacional desde el final de la Guerra de los Siete Años (1756-1763), un conflicto mundial que, entre otras cosas, dejó muy tocadas a Francia y España mientras que Gran Bretaña salió muy beneficiada. Desde entonces, ambos Estados borbónicos urdieron un plan para vengarse e invadir las islas británicas. Al mismo tiempo, y como consecuencia del mismo conflicto, los colonos británicos de Norteamérica empezaron a pagar más impuestos y vieron cómo la metrópoli poco a poco imponía nuevas leyes con lo que, en definitiva, veían recortadas sus tradicionales libertades.

La situación en Norteamérica llegó a tal punto que en una sola década la relación entre los colonos y Londres ya era muy tensa, y las redes de diplomáticos y espías franceses y españoles supieron detectar esa realidad. El autor entrelaza todos estos acontecimientos con elegancia en Hermanos de armas y transmite al lector con sencillez cómo los intereses de las cortes borbónicas y los independentistas norteamericanos acabaron por coincidir.

A todo esto Ferreiro se aproxima contando los hechos por diferentes vías que convergen en la segunda mitad de Hermanos de armas. Para ello, dedica cuatro capítulos a explicar la perspectiva de comerciantes, políticos, militares y marinos. En esta primera mitad del libro, el autor hace una clara exposición de los intereses y opiniones que tenía cada grupo respecto a la independencia de las colonias norteamericanas, y cómo estos concomitaron con los de Francia y España, que suministraron dinero, armas y provisiones a los colonos rebeldes.

Muchos entendían a ambos lados del Atlántico que si las colonias querían alcanzar la victoria necesitaban a Francia y España. De hecho, el autor señala que la Declaración de Independencia fue, también, una declaración de que dependían de las potencias borbónicas. Una alianza que acabó por producirse con ciertos matices. A fin de cuentas, los gobiernos francés y español tenían su propia agenda y, aunque buscaban debilitar a Gran Bretaña, debían medir muy bien sus pasos para no equivocarse. Sin ir más lejos, España no llegó a tener una alianza (aunque ayudó a la causa de forma indirecta) con Estados Unidos por miedo a cómo se interpretara en sus propias colonias.

Junto a esto, también hubo un reguero no oficial de voluntarios de diferentes países europeos (nombre tan ilustres como el marqués de Lafayette, el ya citado Steuben o Tadeusz Kościuszko) tan poco oficial que a veces causó problemas entre el Congreso Continental de las colonias y Francia, donde se embarcaban la mayoría de estos voluntarios. Soldados rasos, marinos, ingenieros y oficiales que quisieron cruzar el Atlántico para luchar por la causa de la libertad, por la búsqueda de la gloria militar o por enemistad con Gran Bretaña. El seguimiento que hace Ferreiro de algunos de estos casos es ejemplar y enriquece el texto de manera extraordinaria.

Hermanos de armas es historia política y militar, y en menor medida también lo es social y cultural. Es un estudio completo que aúna diferentes perspectivas con las que Ferreiro logra explicar las complejidades de la Guerra de Independencia de manera sencilla y amena. Todo esto está entrelazado con naturalidad, estando en las antípodas de lo que sería un texto compartimentado y árido. Es comprensible, y no es ninguna exageración, que haya sido finalista del Premio Pulitzer. La traducción, a cargo de Joaquín Mejía Alberdi, deja en manos del público español un fantástico ejemplo de historiografía que explora el pasado en su total complejidad y es accesible para todos, francamente agradable de leer.

A partir de la segunda mitad del libro todos los frentes, escenarios y personajes políticos y militares que Ferreiro toca hasta ese momento empiezan a converger de manera trepidante hasta el desenlace. Tras esto, Hermanos de armas analiza el legado de la Guerra de Independencia y de la alianza de conveniencia durante la que, a pesar de los intereses particulares de cada bando, muchos europeos (especialmente franceses) hicieron suya la causa estadounidense.

Larrie D. Ferreiro no ha contado una historia nueva, pero la ha revisitado y actualizado. Ha escrito un completísimo relato, muy bien documentado, de cómo Estados Unidos necesitaba a Francia para ganar la guerra y esta no podía derrotar a la flota británica sin España. Esta cadena de alianzas finalmente se formó y obtuvo buena parte de sus objetivos, y al mismo tiempo generó un complejo conflicto mundial (involucró también a Holanda y Mysore) que recalibró, por poco tiempo2 el complicado equilibrio de poder en Europa.

Hermanos de armas es una obra accesible llamada a convertirse en un referente para comprender el proceso de independencia estadounidense y los actores que lo hicieron posible. Es una muestra de que se pueden analizar las complejidades de los procesos históricos en su totalidad y hacer, al mismo tiempo, un libro fantástico para todo tipo de público.

Φ En portada: Por España y por el Rey, Gálvez en América3 – Augusto Ferrer Dalmau

Larrie D. Ferreiro es doctorado en Historia de la Ciencia y Tecnología en el Imperial College de Londres. Es profesor de Historia e Ingeniería en la George Mason University de Virginia y en el Stevens Institute of Technology de New Jersey. Ha servido en la Marina de Estados Unidos durante más de 30 años y ha sido ingeniero de intercambio en la Marina francesa. Ha publicado obras como Ships and Science: The Birth of Naval Architecture in the Scientific Revolution, 1600-1800 y Measure of the Earth: The Enlightenment Expedition That Reshaped Our World.

Notas

  1. Este Galveztown era uno nuevo construido en Nueva York en 1787. El bergantín original que Bernardo de Gálvez, fallecido en 1786, había capturado a los británicos había dejado de estar en servicio.
  2. El estallido de la Revolución francesa no tardó en volver a reconfigurar el tablero drásticamente e, irónicamente, volvió a aupar a Gran Bretaña como potencia más poderosa.
  3. La pintura muestra a Bernardo de Gálvez y sus tropas en el sitio de Pensacola (1781), que fue de gran importancia para el devenir de la Guerra de Independencia de Estados Unidos.

Publicado por

Graduado en Historia en Sevilla. Entré en esto para saber más de Grecia y Roma y acabé liándome con un tema de moriscos y rebeliones.

Síguelo en Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.