El Sacro Imperio Romano-Germánico – Barbara Stollberg-Rilinger

La Esfera de los Libros traduce al español una obra de síntesis sobre el Sacro Imperio Romano-Germánico

El Sacro Imperio Romano-Germánico

El Sacro Imperio Romano-GermánicoBarbara Stollberg-RilingerTapa dura. 155 páginas. La Esfera De Los Libros.Comprar

El 6 de agosto de 1806, el emperador Francisco II dio por disuelto el vínculo que unía a los diferentes miembros del Sacro Imperio Romano-Germánico. Terminaba así una compleja unión política que pervivió desde la Edad Media hasta la Contemporánea y que fue, durante ese tiempo, uno de los actores más importantes de la política europea.

Para intentar esclarecer estas profundas complejidades La Esfera de los Libros traduce (la primera versión apareció en alemán en 2006 y en 2018 fue traducida al inglés) al español El Sacro Imperio Romano-Germánico. Una historia concisa, de Barbara Stollberg-Rilinger, un breve estudio que acerca al gran público una visión sencilla y comprensible del complicado entramado imperial germano.

La reputada historiadora alemana presenta, en 155 páginas, una explicación de la naturaleza de la unión política imperial así como un recorrido por su historia política de la Edad Moderna a la Contemporánea. No obstante, a pesar de que se centra en los sucesos desde 1495 hasta 1806, en los dos primeros capítulos del libro Stollberg-Rilinger también ofrece una breve explicación de cómo era el Sacro Imperio Romano-Germánico durante la Edad Media.

Argumenta la autora que es en este periodo (desde los albores de la Edad Moderna) cuando se fortalecen las instituciones imperiales y se acerca, poco a poco, a una federación de Estados que nunca deja de tener ciertas características feudales. Stollberg-Rilinger sitúa al Imperio como una unión política capaz de reformarse y salir fortalecida de diferentes crisis, aumentando, tras estas crisis, las libertades de los diferentes miembros.

Irónicamente, fueron algunas de estas reformas y las libertades (principalmente religiosas) que protegían las que, con el paso de las décadas, posibilitaron nuevas crisis (aunque no las provocaron). La autora argumenta que, a pesar de todo esto, el Sacro Imperio Romano-Germánico fue sólido ya que fue capaz de rehacerse en momentos en los que parecía estar al borde de la total ruptura. También se entiende, a lo largo de la obra, que algunas de las reformas no quedaron del todo completas, pero que facilitaron la convivencia y la protección de formas completamente feudales ante el avance del absolutismo (el caso más claro es el de los caballeros, que todavía existían en 1800).

Stollberg-Rilinger hila todas estas explicaciones principalmente a través del Reichstag y de los Estados más poderosos. Una historia concisa del Sacro Imperio Romano-Germánico que contara más sobre otros actores imperiales y se detuviese en explicar la evolución de otras instituciones dejaría de ser concisa. No se trata de una obra que trate de sentar un precedente historiográfico, sino facilitar al gran público una introducción concisa y comprensible a uno de los mayores quebraderos de cabeza de la historia europea, y ese es un trabajo que, sin duda, hace de manera formidable.

El Sacro Imperio Romano-Germánico que retrata Stollberg-Rilinger es una unión de miembros de diferentes niveles que no se relacionaban igual entre ellos ni con el emperador, no tuvieron un mismo sistema jurídico y cambiaron con el paso de los siglos. Fue un sistema en el que pervivieron formas feudales mientras se integraban otras modernas y en el que, en definitiva, se consiguió imponer cierta convivencia y paz entre miembros con intereses contrarios porque, en general, respetar la paz imperial solía ser más conveniente que romperla aunque fuera un impedimento para algunas aspiraciones de los Estados más fuertes, una relación de autocontrol y conveniencia que no duró para siempre.

Junto a la narración de los hechos políticos, Stollberg-Rilinger consigue entrelazar con naturalidad la explicación concisa de cuestiones de fondo, como el funcionamiento del Reichstag (que varió a lo largo de los siglos), de las relaciones entre los diferentes miembros o por qué se acabó por llamar Sacro, Imperio, Romano y Germánico. Es precisamente esta la mayor virtud del libro, ya que son estas cuestiones las que más desconciertan al gran público y a estudiantes que comienzan la carrera de Historia.

Barbara Stollberg-Rilinger ha conseguido explicar de manera sencilla estas complejidades y cambios, y la traducción (de Carlos Fortea) mantiene el espíritu de la obra con un lenguaje sencillo y directo a lo largo de sus 155 páginas. Con un precio asequible, bien escrito y sucinto, El Sacro Imperio Romano-germánico es una magnífica incorporación a las estanterías españolas que cumplirá el fundamental papel de primera aproximación a una materia central de la historia de Europa.

Barbara Stollberg-Rilinger es una de las investigadores alemanas más reputadas en la Historia Moderna de Alemania y el Sacro Imperio Romano-Germánico. Estudió Historia, Literatura Alemana e Historia del Arte en la Universidad de Colonia y ha centrado su carrera investigadora en la simbología política y social del Imperio y los diferentes rituales y procedimientos que renovaban y fortalecían el vínculo imperial.

Publicado por

Graduado en Historia en Sevilla. Entré en esto para saber más de Grecia y Roma y acabé liándome con un tema de moriscos y rebeliones.

Síguelo en Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.