El Cid – David Porrinas González

Desperta Ferro publica un estudio que busca comprender la figura histórica de Rodrigo Díaz de Vivar

El Cid. Historia y mito de un señor de la guerra

El Cid. Historia y mito de un señor de la guerraDavid Porrinas GonzálezTapa blanda. 440 páginas. Desperta Ferro.Comprar

El Cid, Rodrigo Díaz de Vivar, es uno de los personajes históricos más conocidos por los españoles. La gama de libros dedicados a su figura desde muy diferentes ángulos, los clásicos tebeos o la célebre película protagonizada por Charlton Heston en 1961 dan buena cuenta de la cantidad de obras que han contado su historia. Estas creaciones, a veces, han mostrado tan diferentes cides que cabe preguntarse si las fuentes no son suficientes para conocer la figura del Campeador.

Desperta Ferro publica El Cid. Historia y mito de un señor de la guerra, de David Porrinas González, un estudio que busca comprender a Rodrigo Díaz de Vivar. Es un libro que trata de arrojar luz sobre un personaje desfigurado durante los siglos ya que, como señala el autor, “desde entonces [su muerte] y hasta la actualidad, cada centuria tuvo a su propio Cid”.

El Cid es un recorrido por la vida del Campeador desde los primeros años de su vida hasta su muerte, y de cómo se ha contado su mito a lo largo de la Historia. El autor se sirve de bibliografía, crónicas y otros documentos para tratar de reconstruir al Rodrigo Díaz de Vivar histórico, una tarea nada fácil.

Como un personaje no es nada si su contexto, Porrinas González dedica todo un capítulo a ofrecer una panorámica del siglo XI. Un momento apasionante en una Península Ibérica de fronteras cambiantes y porosas. Una época en la que los reinos cristianos luchaban contra las taifas musulmanas pero también lo hacían entre cristianos y entre musulmanes en un juego por la supremacía política en el que la religión no siempre era la clave de todo.

En este contexto, Rodrigo Díaz de Vivar recibió una buena educación en la corte y no tardó muchos años en convertirse en un hombre de frontera, un guerrero valiente y un comandante capaz. Aunque se desconocen muchos detalles de su infancia, así como de su familia, sí es posible trazar un relato sólido de sus primeros años al servicio del rey Alfonso VI.

Porrinas González hace un gran trabajo al criticar y comparar las diferentes crónicas que nos hablan del Cid. Hay numerosas fuentes y, a veces, fuertes discrepancias entre ellas. El autor reconoce que en más de una ocasión usa palabras como “podría” o “posiblemente”, pero siempre argumenta bien estas posibilidades. Además, acompaña estas partes más nebulosas con las teorías de otros investigadores aunque no coincidan con la suya, un ejercicio de honestidad que es de agradecer.

A lo largo de las páginas de El Cid vemos cómo se va gestando la personalidad de Rodrigo Díaz de Vivar. Porrinas González hace un gran trabajo para presentar al hombre alejado de sus mitos. Un guerrero que pronto se aventura en una carrera hacia señor de la guerra, que sirve a reyes cristianos y a musulmanes y en cuyas mesnadas integra con éxito tropas de ambas religiones.

El Campeador fue, ante todo, un hombre que supo moverse como pez en el agua en esa frontera cambiante y porosa que comentaba unas líneas arriba. Supo prosperar en ese contexto y consiguió configurar su propio señorío, algo que lo enfrentó a hombres más poderosos que él, como el propio Alfonso VI. Gracias a sus grandes conocimientos militares, una buena dosis de suerte y un carisma sin igual mantuvo una mesnada, por lo general, compenetrada, eficiente y leal.

La vida del Cid sirve a Porrinas González para contar, de forma breve, cómo el contexto histórico europeo y peninsular cambiaba. El papado ganaba presencia en las cortes europeas, los almorávides desembarcaron en la península para unir un al-Ándalus fragmentado y la primera Cruzada consiguió tomar Jerusalén. Si al principio de la vida del Campeador la religión no siempre lo condicionaba todo, en unas pocas décadas se aprecia un cambio de mentalidad importante.

El Cid cierra sus páginas con un capítulo dedicado a entender cómo la figura de Rodrigo Díaz de Vivar se convirtió en mito, creció y mutó con el paso de los siglos. Es un capítulo interesante y necesario que explica cómo se transforman las historias y, a veces, la propia Historia para amoldar el pasado a nuevos tiempos. Es francamente positivo que un libro al alcance del gran público, que no siempre tiene a mano este tipo de consideraciones, se detenga en esta materia y lo haga con sencillez. Para mayor interés, también incluye un sucinto comentario sobre las fuentes que ayuda, si cabe más, a comprender lo anterior.

Porrinas González ha escrito un libro que se lee con mucha facilidad. Explica un periodo y un personaje complejo de forma sencilla y lo hace con un ritmo narrativo excepcional. El Cid es historiografía divulgativa al alcance de todos, un estudio que sitúa a Rodrigo Díaz de Vivar en su justa medida y que está llamado a convertirse en un nuevo referente sobre el Campeador.

David Porrinas González se doctoró con la tesis Guerra y caballería en la plena Edad Media. Condicionantes y actitudes bélicas, Castilla y León, siglos XI-XIII en la Universidad de Extremadura, en la que es investigador y profesor. Ha centrado su carrera en la guerra, la caballería medieval y el Cid.

Publicado por

Graduado en Historia en Sevilla. Entré en esto para saber más de Grecia y Roma y acabé liándome con un tema de moriscos y rebeliones.

Síguelo en Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.